Boletines y comunicados

Control de flota

Mediante una plataforma tecnológica que permite programar, organizar y regular un flujo continuo y ordenado de los buses del servicio de transporte público, se realiza una operación moderna y precisa que posibilita saber con exactitud la ubicación y velocidad de los buses y programar un servicio eficiente y más digno para los ciudadanos.

El proceso de control de flota se inicia con el diseño de las rutas por parte de TransMilenio. Estas se crean a partir de la información de uso de los ciudadanos (dónde se suben y bajan). Las empresas operadoras de buses, incluyen las rutas en el sistema y trazan los puntos de control y paraderos atendidos, para luego definir los buses a utilizar, garantizando el servicio utilizando herramientas de optimización. Se procura con ello dar el mejor uso posible a la flota de buses disponibles para la ciudad. Con los buses en operación, el sistema de control de flota permite conocer la ubicación permanente de cada bus y si su recorrido está adelantado o retrasado frente a la programación inicial, permitiendo ejecutar acciones de regulación que posibilitan cumplir con los servicios como desvíos, envío de flota de refuerzo, entre otras. Se tiene además comunicación constante con todos los buses de la flota, para obtener información de la vía o el manejo de situaciones de emergencia. El control de flota está integrado con el sistema de recaudo, pues en los buses urbanos el pago del pasaje se hace con equipos a bordo del bus. La consolidación para determinar los pasajeros y los pagos que corresponden a cada operador, también se realizan con los sistemas de control de flota y recaudo. Todo el proceso descrito de control de flota, desde el diseño hasta la conciliación, es manejado con tecnología aportada por Recaudo Bogotá S.A.S. La tecnología instalada por Recaudo Bogotá S.A.S. para el control de flota sirve, además, para que los usuarios no tengan que esperar demasiado a que pase un servicio, para que los conductores manejen a una velocidad adecuada sin el riesgo ni el afán de no completar a tiempo sus rutas. Todo esto se traduce en orden y dignidad para los usuarios del transporte público. Lo anterior se traduce también en un impacto en la disminución de la huella ambiental, al regular y reducir el número de paradas y arranques de los buses y la consecuente emisión de gases tóxicos. Al término de la implementación del sistema, se estima que el SITP tendrá más de 12 mil buses zonales, alimentadores y troncales y 14 centros de control operando con la tecnología tullave de Recaudo Bogotá S.A.S.